Flow del caribe con Damn Goldo.

por: Max “Drlacxos” Cueto.-

Si algo de verdad que aprendimos con este proceso de pandemia con todo y cuarentena, fue sacarle provecho a un sinnúmero de herramientas que nos unen con los demás, ya que muchos fueron los conciertos que desafiaron la distancia, sin contar las reuniones, charlas, y conversatorios que hicieron de este tiempo saturado de distanciamiento menos aburrido y más interesante. Por ejemplo, en la música muchos artistas aprendieron a producirse, muchos de ellos a grabar canciones a distancias y otros iniciaron sus proyectos musicales.  

Aún no descubro cómo llegó a mi, o como llegué yo, pero un día cualquiera estaba en mi teléfono viéndolo en un Live de Instagram, cantando canciones jocosas, pero serias, en un lenguaje llano y claro e interpretaba lo quería decir, con un estilo de decir las cosas como se dicen en el barrio, como hablamos entre nosotros cuando no estamos frente a nadie. Así inició ‘Damn Goldo’, como si todo fuese natural, y de pronto empezaron a agregarse más personas, y otros amigos me hablaban de lo que yo fui testigo, y el boca en boca hizo que los Live de Jhon fueran un acontecimiento cada tarde.  

  Damn Goldo en poco tiempo fue subiendo como la leche cuando uno lo deja de ver por unos segundos, ya lo veíamos junto al viral “Dj Scuff” y con una guitarra tirando canciones entre bachata, raps, freestyle, pop urbano, y mucha picardía, porque así es su estilo un poco de esto, un poco de lo otro, y si, a lo mejor usted dice que le acuerda a Vakeró o a Riccie, pero Dam Goldo es otra cosa…  

  Morena E’ es lo primero que muestra de manera oficial, y nos llama aún más la atención, atrás se quedó aquella guitarra acústica y aprovechando los nuevos tiempos, una producción que se inclina a los instrumentales lo-fi que hoy son populares pero… Damn Goldo lo hace diferente, un estilo lento, que aunque parezca que rapea, no lo hace, canta, con una voz que se hace representativa, un sello, y sin quitarle los ojos (los oídos en este caso) a las letras, su fuerte, un cantautor urbano, que le canta a su amada, una descripción casi perfecta, el juego con ese realismo mágico que tenemos de donde sacar y sobra.