Conoce cómo suena la nostalgia en “Lights and Silver Rain”

por: Max “Drlacxos” Cueto

Conocí a Franklin hace mucho tiempo, en la ciudad de New York. Creo que en aquel tiempo aún no se iniciaba en la música, pero sólo había que hablar con él unos minutos para conocer su afición por las artes. Si tenía una guitarra cerca, te cantaba alguna canción de Draco, Bunbury o Radiohead. Con el tiempo empezó a coquetear con tocar, y en aquel entonces creó Frank Rhodes, su proyecto musical, o como se dio a conocer, y comenzó a tocar en bares de la ciudad, a reversionar artistas, a crear covers. Realmente, cuando te inicias de esa manera, y le gustas a las personas, es un problema, porque quedas en el círculo de hacerlo como negocio.

Bajo el nombre de Frank Rhodes, intentó crear música original, que se alejara de lo que el público esperaba de él, y le fue imposible separar una cosa de la otra, cayendo en la recurrencia de más versiones, hasta que tomó una decisión difícil: matar el personaje y crear al artista, y así es como nace Franklin con la necesidad de mostrar canciones propias y personales.

Lights and Silver Rain es la primera canción en esta nueva etapa (la estrenamos en nuestro programa 23 de Emisión Discolai). Trae esa nostalgia marcada en su sonido, no solo por el sonido acústico de guitarra, instrumento que es el protagonista en estos casi 5 minutos de canción; en la voz de Franklin se siente ese sentimiento de tristeza y de esperanza casi fallida que logra transmitir belleza al mismo tiempo. Muchas comparaciones nos pueden llegar a la cabeza rápidamente, Nacho Vegas, Dylan, Waits, tal vez, Destroyer (en aquel EP Five Spanish Song) o alguna canción de Jim James. En fin, bienvenido lo nuevo de Franklin en esta nueva etapa.