10 momentos de Johnny Ventura: El galope de su trayectoria.

Por: Manuel Betances.-

Con más de 60 años dentro del mundo del espectáculo y convirtiéndose en un referente de nuestra dominicanidad como un ícono dentro del ritmo nacional como lo es el merengue, despedir de este plano físico a Johnny Ventura es un trago amargo el cual todavía no aceptamos del todo. Pero ahí está su música en los CDs, cassettes, LPs, plataformas digitales (tanto en audio como en videos), y además el pueblo ha sido testigo dando testimonio a la vez, de cuanto era querido, respetado y venerado en un concurrido cortejo fúnebre hasta su última morada en el Cementerio Cristo Redentor, concluyendo así los 3 días oficiales de duelo nacional dispuesto por las autoridades oficiales en el país.

Resumir esa dilatada carrera que inició por allá en 1956 cuando asitió a un concurso radial donde descubrían nuevos ‘talentos’, será un tanto difícil, más no imposible porque sus logros saltan a la vista y dan cuentan de que estuvo apegado a la historia dominicana desde que se subió a una tarima, hasta el pasado 28 de julio cuando se encontraba en plena faena de trabajo con un material a punto de darse a conocer. Eso es consistencia y amor por lo que se hace.

Por eso te traemos algunos momentos emblemáticos dentro y fuera de la carrera artística del ‘único negro que sudaba miel por los poros‘, o como se le conoció por décadas: El Caballo Mayor.

Sus Orígenes.
Nacido en el sector de San Carlos un 8 de marzo de 1940 como Juan de Dios Ventura Soriano, creció en el también populoso sector de Villa Juana, en la calle Tunti Cáceres. Johnny nunca olvidó sus raíces y siempre se mantuvo de cerca a este barrio, por lo que era muy regular verlo en esta comunidad, cruzando la Av. Máximo Gómez para compartir en el Ensanche La Fe, donde también entabló relaciones personales y comerciales. Con el deseo de ser arquitecto pero por falta de recursos y no poder estudiar dicha carrera, tuvo que ‘buscársela’ en otras áreas, hasta que le llega la oportunidad -de pura casualidad- de entrar al mundo del espectáculo, cuando ingresó a La Voz Dominicana estudiando canto, locución y música al mismo tiempo, gracias a una beca que le otorgaron los ejecutivos de dicha estación radial. Los Diamantes Negros (junto a Santiago Cerón), El Combo Candela o El Combo Fuego, fueron algunos de los proyectos donde participó para abrirse camino en la música. Pero una de sus primeras grabaciones de manera oficial serían las realizadas en el Combo de Cabrerita, donde registraría dos temas: “Mi cielito” & “Por qué me miras así”, ambas autoría del propio Reynaldo Cabrera.

(Imagen cortesía: Guaguancó de Mi Tierra.)

Su llegada a los escenarios.
Ya laborando en La Voz Dominicana, se da la situación del cambio de nombre artístico. Resulta que tras la llegada de los expedicionarios del 14 de junio de 1959 a RD por Maimón, Constanza y Estero Hondo, dentro de ellos militaba Juan de Dios Ventura Simó, por lo que le sugieren evitar usar su nombre de pila para no ser confundido, y decide cambiarlo a Johnny Ventura. Para esa época ingresa a la orquesta de Rondón Votou como uno de sus intérpretes, pasando más tarde a la orquesta de José Tolentino, y luego a la de Luis Pérez. Es con este último que despega de manera oficial como figura dentro del Combo Caribe, y edita el disco “La Agarradera” en 1962 (tema homónimo con arreglos del maestro Pérez basado en ‘Salve San Cristóbal’, una de las loas dedicadas al tírano, pero más acelerado). El éxito es instantáneo, a pesar de que el lado A de ese sencillo era “Cuidado con el cuabero”, pero el otro se pegó más. Johnny pasaría después a formar parte de la  orquesta San José, de Papa Molina, la cual marcaría su vida fungiendo como güirero y maraquero.

El Combo Show.
Aquí inicia el legado de Ventura con su mítica agrupación, una orquesta que se mantuvo en el gusto popular tanto a nivel nacional como internacional, y que se erigió como un referente imprescindible dentro de la cultura popular dominicana. La discografía arranca con discos que abarcaron todos los géneros tropicales de moda en cada época en que fueron editados: “La Coquetona”, “El Boogaloo está en algo” (con el ritmo del momento en esos tiempos), “El Turun, Tun, Tun”, “1920 y otros éxitos de Johnny Ventura y su Combo” (que contiene un mosaico fenomenal con una descarga de sus músicos), “Siempre pa’ lante” (con el Bati-Merengue, dedicado a la serie de Batman en los 60), “Figurando”, “El Mamito”, “El Papelito Blanco” (que contiene una versión del tema de la película ‘El bueno, el malo y el feo’), son parte de esa primera etapa donde fueron definiendo un sonido moderno, irreverente, pero a la vez transformando el sonido acostumbrado de esos días. Eran otros tiempos: Trujillo había muerto, salíamos una guerra civil, llegaba la democracia, pero también la transformación era evidente, por lo que la música debía reflejarlo. Johnny se encargó de eso.

El Johnny propulsor de figuras.
Para usted mantenerse durante tanto tiempo debe tener confianza en sí mismo, pero también rodearse de personas con talento y dispuestas a evolucionar. Eso también fue parte de la trayectoria de Ventura, ya que sirvió como trampolín de figuras, más allá de erguirse como la figura principal dentro de su propia corte, y el ejemplo está ahí con artistas como Luisito Martí, Fausto Rey, Anthony Rios, Robert del Castillo, Robert Jeandor, René Solis, Johnny Vargas, y otros tantos que destacaron tanto dentro como fuera de la orquesta.

Fuente: ElDia.com.do

Siempre a la vanguardia.
Cientos de medios a nivel mundial se hicieron eco de la muerte de Ventura, y muchos reseñaban sus aportes al merengue a nivel musical, pero desde acá queremos resaltar que Johnny fue un revolucionario, un rock-star, alguien que emulaba a Elvis Presley o Chubby Checker en sus pasos, a James Brown en su vestuario y bailes por igual, a un Tom Jones con ese porte de galán y ademanes de caballero. A la vez, resaltar que cada portada de los discos del Combo Show, hasta mediado de los 80, es una cátedra de sociología, porque así como se notaban esos cambios en aquellos artes y fotografías, así cambiaba la sociedad en la que se desenvolvía el Caballo Mayor.

Disco de 1969 donde toma como motivo de contraportada el alunizaje.


Johnny y el compromiso social.
Proveniente de un entorno humilde, Johnny conocía el sentir del pueblo y esto se puso de manifiesto en su obra musical. Temas como “El Carbonero” (autoría de Freddy Beras Goico), “El Pique” (escrito por Mundito Espinal, y donde denuncia las condiciones de vida de nuestros bateyes), “Mama Tingó” (en honor a la activista y campesina Florinda Soriano por el reclamo de la tierra), así como otros temas emblemáticos, dejan claro que lo que ocurría fuera de un escenario no le era indiferente. Así también recordamos su activismo dentro de los llamados 12 Años de Balaguer, donde incluso fue perseguido y amenazado de muerte, dejándonos una crítica directa en “El Tabaco”, y más adelante sería parte de esa lista inmensa de figuras que formaron parte del Primer Encuentro Internacional de la Nueva Canción Siete Días con el Pueblo. Queda claro que ‘fue un dominicano comprometido con la libertad y la justicia. Formó parte de la resistencia en los momentos más duros. Honor a su memoria’.

La política.
Entablando amistad desde temprana edad con el líder José Francisco Peña Gómez, militó abiertamente en el Partido Revolucionario Dominicano (PRD), llegando a ocupar cargos públicos como Diputado (1990-1998), para luego ser Síndico por el Distrito Nacional (1998-2002) por dicho partido. Más adelante rompería filas dentro del partido blanco para pasar al Partido de la Liberación Dominicana (PLD), junto a su amigo y oriundo de Villa Juana también, el ex Presidente de la República Leonel Fernández (curiosamente, tanto el PRD como el PLD fueron fundados por el profesor Juan Bosch). Finalmente, a la salida de Fernández del PLD para formar La Fuerza del Pueblo (LFP), Johnny también le seguiría, llegando a postularse como Alcalde de la ciudad en las elecciones del pasado año 2020. Con luces y sombras, queda evidenciada la vocación de servicio del músico dominicano al servir y estar dispuesto a hacerlo.

Codo a codo con figuras de la música.
Así como le brindó la oportunidad a muchos dentro del país para iniciar una carrera artística, Johnny tuvo el chance de estar en un mano a mano junto a colegas a nivel internacional. Figuras como Willie Colón, Rubén Blades, Celia Cruz (a quien consideraba una hermana), Rolando Laserie, Johnny Pacheco o sus otros hermanos caribeños de El Gran Combo de Puerto Rico (a quienes les compuso el tema “Trampolín”), estuvieron de cerca durante su carrera. Así como reconocer siempre el legado de El Bárbaro del ritmo, el cubano Beny Moré a quien le dedicó un disco titulado “Salsa!” (1973).
A nivel nacional también contó con la cercanía de grandes figuras como Joseíto Mateo o Felix del Rosario (a pesar de la supuesta rivalidad que siempre se les atribuía), y a nivel generacional otras figuras se mantuvieron en su entorno, ya sea a nivel de colaboración o en lo personal: Wilfrido Vargas, Fernando Villalona, Kinito Méndez (quien le grabó un disco-homenaje), Gabriel, Be Crazy, Miriam Cruz, Sergio Vargas, Peña Suazo, La Materialista, y muchos más quienes veían en Johnny más que a un merenguero: a un padre.

Merengueros harán su propia fiesta, en Plaza Juan Barón – Más Vip


Los Alternativos con el Caballo Mayor.
Aunque no lo sepan o crean, el entorno de la música alternativa en RD también estuvo ligada a Ventura. Por ejemplo, en el año 2000 se dió a conocer eldisco “Rockero Hasta la Tambora” (desde el título nos da un guiño, aunque el álbum nunca se lanzó oficialmente), donde varias figuras rockeras rendían tributo al merengue, con versiones variadas de diferentes agrupaciones o artistas merengueros del país. En esa ocasión, el grupo Guaitiao hizo una versión bastante latin-rock del clásico tema “El Pingüino”.
Para 2010 conocimos el fenómeno que resultó ser el proyecto Rita Indiana y los Misterios, cuando el tema “El Juidero” fue lanzado como sencillo con videoclip oficial, y en el que aparece como extra el mismísimo Johnny Ventura (si es que ustedes creían que ese guiño del auto que conduce Rita fue de gratis).
En 2014 el productor, DJ y mil cosas más MedioPicky, sampleaba el tema “Patacón Pisao” para una versión bastante electrónica y bailable en un tema que tituló “Sancocho”.
De igual forma en 2018, Johnny formó parte de la nueva versión del tema “Al Son de la Calavera” de Janio Lora junto a Alex Ferreira, en donde El Caballo hace de arreglista, y que anteriormente había popularizado junto al Grupo Niche (y este ciclo cierra con la relación del padre de Janio, Don Huchi Lora, quien sería el compositor de prácticamente el 70% de los temas de Johnny entre los 80 y 90).
Finalmente, para 2017 nuestro buque insignia del rock local Toque Profundo propone hacer una colaboración con Johnny, pero por asuntos de agenda no pudo materializarse. La banda decide lanzar el tema un año después y el resultado es “Llévame despacio”, con video incluido y si prestan atención podrán notar una tambora de fondo. Ahí estaría la voz de Ventura.

Dilatada y elogiada carrera... HITOS.
– 81 años de vida.
– 7 hijos.
– Más de 60 años de carrera.
– Más de 100 discos publicados (entre producciones, colaboraciones, compilados y apariciones especiales).
– 28 discos de Oro y 2 de Platino.
– En 1984 fue el primer merenguero en participar en el Festival Viña del Mar, y ganar la Antorcha de Plata (Chile).
– Ganador de 4 Congos de Oro en los Carnavales de Barranquilla (Colombia).
– Declarado Merenguero Del Siglo en el año 2000 por el Congreso Nacional de la República Dominicana.
– Premio Soberano por Acroarte en el año 2001.
–  Premio a la Excelencia Musical en 2006 en los Grammy Latinos.
“Un poco de mí” es su autobiografía publicada en 2010.
– En 2019 fue declarado “Doctor Honoris Causa” en las universidades Morelos y Xapala (México).
– A principios del 2021, declarado ícono de la música dominicana por el Congreso de los Estados Unidos.

Finalmente, y entendiendo que la vida es aprendizaje y que nunca es tarde, Johnny Ventura obtuvo un título universitario en Derecho Internacional de la Universidad Dominicana de la Tercera Edad (UTE).

¡HASTA SIEMPRE, CABALLO MAYOR!

Imagen de la despedida pública, realizada en el Palacio de los Deportes, de Santo Domingo, RD.