Hablamos de sus influencias, X Factor, Karol G, y sobre el amor de madre con Yendry.

por: Max “Drlacxos” Cueto

Yendry Fiorentino es una dominicana que emigró a Italia a la edad de cuatro años junto a su madre, a quien describe como su heroína, una mujer luchadora detrás de un sueño de darle lo mejor a su hija. Desde muy pequeña se empezó a interesar por la música, por lo que le hacía sentir. Llegó a formar parte de X-Factor en la 6ta edición de su versión italiana, llegando a permanecer hasta la 5ta semana (de 8 semanas que corre el programa). Luego fue integrante del grupo electrónico independiente “Materianera”, con el cual lanzó una producción en el 2018.

Yendry inicia su proyecto solista, en donde consolida sus raíces latinas, con la electrónica y diferentes ritmos del mundo, trabajando con productores como Guy Katsav (quien ha trabajado con artistas como Moby, Jillionaire, Fuse ODG) y Jeremia Jones (Damian Marley, Niki Minaj, Stefflon Don, Chris Brown), y abriendo la gira europea de Sean Paul. Tuvimos la oportunidad de comunicarnos con ella, aprovechando esta “Coviniadidad” y los nuevos tiempos, para vernos por Zoom, en una conversación (más que una entrevista) en donde hablamos de su historia, su proyecto musical y todo relacionado con su carrera.

DiscoLai: ¿Cómo te inicias en la música? ¿Cómo te nace eso de querer hacer música?

Yo siempre he escuchado mucha música desde chiquita. Cuando llegué aquí (Italia), mi mamá escuchaba mucho merengue, bachata, música melódica, como La India, Juan Luis Guerra, Selena. Desde que conocí a mi padre, el que yo llamo mi papá, que me dio el apellido, él escuchaba mucho Michael Jackson, Whitney Houston, Bee Gees, Barbra Streisand. A él le gusta mucho cantar, no lo hace profesional, pero canta mucho siempre, y creo de él cogí eso.

Empecé a cantar, y a los 13 años noté que a la gente le gustaba mi voz, mis amiguitas me pedían cantar cada vez que me veían [ríe mientra recuerda]. Siempre canté porque me gusta, para mi misma, que es algo muy raro. Si todo viene de ti, va a ser mejor, porque tú cantas porque te gusta, porque se siente bien cuando lo haces.  A veces me emociono, lloro, me da algo que no puedo explicar con palabras. Desde ahí me di cuenta que también le pasaba a la gente cuando yo cantaba, y entonces fue cuando dije “voy a cantar como quiera, profesional o no”. Cuando una amiga me animó a participar en X Factor, empecé a pensarlo como un trabajo, porque antes lo veía para mí: cantaba Beyoncé, TLC, Hooverphonic, Blur, y todo lo que MTV ofrecía.

¿Cuándo fue que dijiste: yo quiero dedicarme a esto, antes o después de X Factor, o esto influyó en esa decisión?

Después de X Factor yo pasé como un año sin cantar porque tuve problemas en las cuerdas vocales, porque nunca tomé clases de canto, pues no sabía cómo cantar y cantaba como una loca [ríe]. Después de X Factor todo me pareció raro porque es entretenimiento, es más televisión. No tenía que ver mucho con la música cuando salí, entonces salí con la idea de que no quería hacer eso, no era lo que quería, y un año después de X Factor, dije “hummm, si voy hacer esto, quiero saber cómo se hace, quiero prepararme, porque uno nunca sabe lo que le espera”.

¿Cuándo fue que tomaste la decisión de grabar?

Yo antes tenía una banda de música electrónica llamada Materianera, aquí en Italia, con dos buenos músicos. Tenía muchos efectos sobre mi voz, samplers, drum machines, sintetizadores, muy electrónico. Era una especie de hobbie, un segundo trabajo, pero quería que fuera algo más que un simple pasatiempo. Hace dos años, cuando dije “quiero hacer esto, tengo que enfocarme y hacerlo sola”, fue cuando empecé realmente a hacerlo.

Antes cantaba en bodas, pequeños conciertos de jazz, en mi ciudad… Uno siempre tiene que pensar en llegar a 10 aunque llegue a 6, ¿no?, por eso dije “si lo quiero hacer, quiero hacerlo global, en grande, que sea para América, Latinoamérica, quiero hacerlo en español, no sólo en italiano”, y yo hablo 3 idiomas.

Hace dos años me enfrenté con todo lo que hay detrás de este trabajo, que no es solo música: tienes que hablar, tener conversaciones con abogados, sellos disqueros, productores, se invierte mucho, hay muchas cosas detrás. Se gasta mucho, fácilmente te quedas en olla [vuelve a reír, y ahora parece más dominicana…].



Esta puede ser la pregunta que más te han hecho y te van hacer… ¿cuáles son tus influencias en la música?

Bueno, yo puedo decir que para la música que estoy haciendo ahora, hay mucho de Nathy Peluso, que me encanta. Hay otro muchacho que me gusta mucho que se llama Bejo. Descubrí hace poco a Kablito, Louta y Lido Pimienta. Me encanta que sean grandes proyectos con gustos indie.

Hace unas semanas, la cantante colombiana Karol G hizo mención de tu trabajo en su Instagram, ¿qué fue lo que pasó?

Pasó esto: yo estaba en cuarentena, en casa de mi amiga por un problema personal, entonces me fui a dormir. Me levanto como a las 4:30 de la mañana, y veo mi celular sonando, los mensajes, y digo “¿pasó algo?”, “¿mi mamá?”. Abro Instagram y está lleno de notificaciones, y voy averiguar… Resulta que ella (Karol G) me mencionó en sus stories con Nena (su sencillo más reciente), y escribió algo como “No conocía a esta muchacha, pero canta como los dioses”, y yo impactada dije Wow!!

¿Nunca te escribió ella, o su equipo? Quién sabe, para trabajar juntas.

No, no realmente. Le mandé un mensaje agradeciéndole, dándole las gracias por compartir mi música. Nunca recibí un mensaje directo de ella, pero Jean Rodríguez, de COASTCITY, le escribió, y él me lo mostró, ella decía que le encantaba y quería que llegara a ser más grande porque cree que me lo merezco, que esperaba seguir viéndome.

Hablando de lo que viene, ¿qué es lo que viene? Ya tienes dos sencillos, ¿hay planes de lanzar algo más?

Me gustaría trabajar en un álbum porque me gustaría pasar por el proceso que hay detrás, lo que conlleva. Ese viaje es diferente cuando solo se lanza una canción, pero lo que sí vamos hacer por lo pronto es lanzar el 3er sencillo a finales de junio, que lleva por nombre “El Diablo”.

Ahora mismo hablando con disqueras, ofertas, siempre teniendo cuidado de qué ofrecen, qué quieren de mí. Estoy seleccionando mucho, no quiero que quieran convertirme en lo que no soy, quiero una independencia y libertad. A veces me ven y quieren que sea la latina típica, que haga reguetón, que muestre más, pero eso no soy yo.

¿Hay planes en el futuro de trabajar con algún dominicano?

Es muy difícil, yo tengo que informarme más sobre artistas dominicanos de la escena, por eso empecé a seguir este medio, quiero seguir nutriéndome del talento dominicano. Me gustaría trabajar con Juan Luis Guerra y hacer una canción suya. Imagínate Estrellitas y Duendes, pero versión electrónica o acapella, estilo Hide and Seek de Imogen Heap [se ríe, mientras pierde la mirada].

¿Tienes planes de visitar la isla y llevar tu música?

Me encantaría, me gustaría tocar en algún festival en la isla. Había leído sobre Isle Of Light antes de la cuarentena, pero cancelaron, quién sabe si en un futuro. Me gustaría el año que viene quizás, si me doy un paseo por el país llevando mi música.

¿En estos días de cuarentena cómo lo vas llevando?

Hummm, me separé de mi pareja, se me rompió la computadora, estoy viviendo de vuelta en casa de mi madre, se rompió el micrófono, no estoy grabando, tuve que organizar el nuevo video del 3er sencillo, estoy entre meetings y entrevistas vía zoom, estoy trabajando mucho, desde casa pero trabajando, estoy sufriendo pena de amor [vuelve y ríe], yo sufro la pena de amor riéndome.



Después de la pandemia, ¿qué es lo primero que harás?

Me gustaría moverme, mudarme de Italia, quién sabe, España, USA. Firme o no (con una disquera), seguir haciendo música, lanzando nueva música, seguir creciendo, sacar más sencillos, más videos, me encanta hacer videos, mis videos siempre los pienso yo.

Hablando de videos, me encanta el video que hiciste para “Nena”.

Nena es la historia mía y de mi mamá, yo soy muy apegada a ella, mucho… demasiado. Ella me dejó un año en Santo Domingo, es una madre soltera. Mi papá y ella cambiaron de rumbos, luego me fue a buscar, yo no estaba bien, me críe con ella, creo que por eso somos como somos. Dejó todo, sacrificó todo por buscar mejoría. Llegó a Italia sola, sin hablar el idioma, se fajó, y yo le agradezco todo eso, porque fue para darme un futuro.

——

Espera en junio su nuevo sencillo “El Diablo” y sigue a Yendry en sus redes sociales para que no te pierdas de todo lo nuevo.