Desde el Cibao nos llega el estallido de Casabe Añejo.

por: Manuel Betances

El rock hecho en RD siempre ha tenido sus representantes fuera de la ciudad capital, contrario a lo que pueda creerse de que solo en Santo Domingo las guitarras distorsionadas han sonado. Y el Cibao ha sido testigo de ello desde los años 60s. Escasos ejemplos, pero existieron.
Ya en décadas recientes se confirmaba aquello de que después del peaje se seguía rockeando. Desde Hale-Bopp en La Vega, hasta Herradura en San Francisco de Macorís -por citar dos ejemplos al azar-,  el auge por el rock quedó evidenciado de que no había que vivir en la capital para entrar al circuito.

Y al mencionar la provincia de “Los Hijos de Jaya” encontramos a unos representantes de dicho lugar, que han guayado la yuca para encontrar un espacio en la escena, es el grupo Casabe Añejo.
Reaparecen luego de presentar un cover a manera de tributo para un compueblano suyo (“Tus besos” de Henry Hierro), y además ofrecer un concierto en Santo Domingo el pasado año.

Nos traen “Explosiones de Acuarela”, un tema bien rock donde exploran la sensualidad sirviendo como primer sencillo de su próximo material discográfico titulado “Omnívoro”.

“Hagamos de lo abstracto algo cierto… ♪” dice el coro de la canción, y seguido nos invitan a vivir del hedonismo en su estado más puro. Algo que puede advertirse en la línea gráfica para la presentación del tema: un estallido visual de colores degradados, apoyados en la granada o fruta de la pasión en una portada a cargo de Franz Mori.
Su vocalista Tony Moricete, sabe enviar ese mensaje con su voz que asemeja la corriente de un río, haciéndonos fluir hasta una explosión en el estado de ánimo, y muy importante, cuando nos adentramos en la letra simple pero adornada de matices de placer y bienestar.

Esperamos desde ya un disco completo de Casabe Añejo, y que siga creciendo la escena rockera desde el Cibao.
Mientras tanto, escuchamos …