Riccie Oriach – Maquiné [2021].

por: Max «Drlacxos» Cueto.-

Iniciaré diciendo que Riccie Oriach es un fenómeno, o por lo menos se consideró así en sus principios ya que el cantante inició en una banda de música pesada. Luego desaparece y regresa casi sin querer con un golpe de suerte de lo que pudo ser un simple relajo, y siguió puliendo la idea hasta tener un buen producto, del que muchos oyentes se convirtieron en fanáticos y tomaron en sus manos. Así en 2017 ya Riccie contaba con su primera producción: «Viaje Al Infinito», fajada y trabajada con un grupo de artistas locales que formaron una especie de colectivo, y vimos como muchos de estos personajes tomaron protagonismo cambiando el rumbo de la llamada Escena Alternativa en la isla.

Luego de muchas presentaciones, giras, premios, la creación de un nombre, cambios, tropiezo, enseñanzas, más cambios, Riccie Oriach siguió navegando en el buen camino y es cuando se topa (dice la leyenda que esto fue gracias a Vicente García) con Eduardo Cabra, productor y músico conocido como Visitante en aquellos tiempos de Calle 13, y por su trabajo como productor que ha revolucionado una escena en Latinoamerica. Junto a Cabras lanza su segunda producción, galardonada a un Grammy latino por «Best Contemporany Tropical/Tropical Fusion Album»: ‘Mi Derriengue.

Como normas los artistas tienden a darse un año de por medio en las creaciones de sus producciones, pero para nuestra sorpresa Riccie anunciaba el lanzamiento de una nueva producción para este 2021, y desde el principio sabíamos que cambiaría el rumbo de lo que venía haciendo, ya que contaba en esta ocasión de dos músicos del mundo del jazz como productores: el cubano Michael Olivera, y el brasileño Munir Hossn, ambos experimentados dentro de las fusiones tropicales.

Así para este 2021 nace ‘Maquiné’, una cara totalmente diferente de lo que conocíamos, Lo primero es que para las sesiones de grabación se contaría con músicos invitados, y aparte de tener a Olivera y Munir en las percusiones, también tendrían a Edgar Molina, los teclados a cargo de Irving Aday, acordeón y violín por João Frade y João Silva respectivamente, en los vientos (Trompeta, Saxofón y Trombón) contó con el brasileño Macelus Leone, el estadounidense Phillips Lassiter y el dominicano Patricio Bonilla, mientras que las guitarras y el bajo estaban liderado por Munir Hossn, y las voces invitadas, que era un ingreso que le daría un cambio totalmente diferente, el incursionar tonos variados a los coros, grabarían las cantantes Miryam Latrece, Amira Gill, Berowshka, y el veterano Roger Zayas.

Las canciones de Oriach en este trabajo tienen otro carácter, en donde explora la fase de cantautor con más seriedad que en sus trabajos anteriores, sin dejar esa frescura de sus historias y su estilo que es lo que lo hace diferente; ‘Maquiné’ le daría ese espacio de mostrar sus cualidades vocales, o por lo menos salir de su zona de confort, tanto así que la producción roza con el denominado ‘World Music’, por la mezcla de ritmos y sonidos que se presentan, así es como tenemos desde salsa con samba, Baião, choro, jazz, bolero, son, entre un montón de cosas que se escuchan a lo largo de estas 8 canciones.

Maquiné es un álbum adulto, una producción grande, en sonido, en peso, donde el crecimiento del artista es notable, ahora, no nos tapemos los ojos, es el que menos éxito popular ha tenido, no sabemos si es por la pandemia que nos arropa y las limitaciones que trajo, o simplemente el público de Riccie no estaba preparado para verlo en esta nueva etapa.